sábado, 14 de febrero de 2015

Marimonda busca sastre


Con la llegada del carnaval los barranquilleros que vivimos en los Emiratos Árabes Unidos creamos la atmósfera dicharachera que exige la ocasión y disfrutamos la fiesta con la misma alegría e intensidad. En realidad, la distancia para nada es un obstáculo.

Algo que sí extrañamos es la falta de un buen disfraz que nos acompañe para que la fiesta sea completa. Qué no daríamos, por ejemplo, por tener con nosotros un vistoso disfraz de Monocuco o la máscara de una alegre Marimonda, que muy seguramente animaría aún más la fiesta currambera en estas lejanas tierras del  Medio Oriente.

La niña Martha

Martha es una entrañable amiga barranquillera que llegó al Medio Oriente hace 4 años. Este año está dispuesta a gozarse el carnaval y quiere la fiesta completa con los principales ingredientes: su incansable entusiasmo ñero, más  una colorida máscara de marimonda. De los ingredientes, le faltaba el segundo, pero está dispuesta y decidida  a conseguirlo. 


De visita por el sastre 
Armada con una inmensa fotografía de una alegre máscara de marimonda, la barranquillera entró una soleada mañana a la sastrería de Harish, su vecino y amigo indio.

(Martha saca la foto de un gigantesco sobre de manila y hace la solicitud)


mariespanto copyLlave*, quiero que me hagas una máscara como esta ”–   Martha pone la foto en todo el frente del señor Harish.

No, no, no– con ojos de espanto le responde el  sastre – no la puedo  hacer.

“….Pero ¿cuál es el problema?–le pregunta la sorprendida Martha– Por qué no la puedes hacer?”.

No, no, no–con una voz temblorosa le repite el sastre– no me pida vecina  que le haga esa máscara……le pido por favor que la retire de  inmediato de mi vista”.

Martha salió casi en shock del establecimiento y decidió visitar otro sastre. A medida que visitaba sastres diferentes- fue a cuatro de ellos-, la respuesta a su pedido carnavalero era la misma y la reacción de pavor y espanto hacia la mascara de marimonda, se hacía más dramática e intensa. Algo que tenían en común los cuatro sastres era su origen: todos eran de la India.


¿Que experiencias o sentimientos evocaba la marimonda currambera en los sastres indios de Abu Dhabi?



¿Deidad descarrilada?

Especulando con mi amiga Martha sobre la razón del espanto de los sastres, pensamos que la marimonda ñera se debe parecer a alguna deidad -de las tantas que los indios idolatran- que representa la imperfección y el pecado. Pudo haber sido la deidad que se descarriló de sus preceptos  y de la cual los indios debían alejarse a como diera lugar . Al final, era mera especulación. Martha no se  atrevió ni siquiera a acercarse de nuevo a los sastres a ahondar en razones; de espanto ya había tenido suficiente.

En común 

Si la deidad india  sufrió un descarrilamiento, podríamos decir que lo mismo le sucede a la marimonda barranquillera, que una vez al año, en un contagioso marco de sana alegría carnavalera, se descarrila de la rutina, las tristezas y los afanes de la ya agitada vida. 


Martha perdió a su sastre y amigo, quien cuando la ve le tuerce los ojos, pero no dejó de disfrutar su fiesta de carnaval completa, recortando la foto de la máscara de marimonda (la que llevó a los sastres, ahora versión reducida) y ajustándola a su cara con el famoso cauchito. La currambera disfrutó de lo lindo y no dejo que el shock le aguara la fiesta.


En el Medio Oriente una marimonda de papel sigue errante en busca de un sastre que la comprenda, que  la tome en su justa medida y que posea los insumos carnavaleros para su creación, o sea la alegría y el color, que son atributos universales.

 Una marimonda original ya se embarcó en una solemne caja que acaba de llegar al aeropuerto soledeño, rumbo a los Emiratos Árabes Unidos, para acompañar a su hermanita gemela y alegrar los carnavales de todos los nostálgicos compatriotas.


Que disfruten todos  el carnaval de Barranquilla.
Y quien lo vive es quien lo goza…..¡donde quiera que uno se encuentre!


Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)
Abu Dhabi Febrero de 2015
Foto cara de espanto: falco.deviantart.com
* Baranquillero que se respete no deja su llave aunque el término no pertenezca al entorno lingüístico

viernes, 13 de febrero de 2015

La niña guardaespaldas de Kabul

La transición de Shukria de niña a su investidura como varón se dio sin contratiempo, tal como su padre lo había pensado y dispuesto, inclusive, antes de ella  nacer.

La transformación se inició a una muy temprana edad, comenzando con su nuevo nombre masculino: Shukur.
BOCHA A BE
De Shukria a Shukur
Unos pocos años después, Shukur se mostraba en las calles como un joven serio y envalentonado de ensortijada cabellera, en jeans y chaqueta de cuero, cargando siempre una filosa navaja en su bolsillo trasero, en caso de tener que defender su honor o el de alguna joven a su alrededor.


La anterior escena está plasmada en las calles de Kabul, Afganistán, y la metamorfosis por la cual Shukria había pasado se le denomina bacha posh, una legendaria costumbre que consiste en iniciar a una de las hijas de la familia en el rol de niño, ante la ausencia de un varón en un clan afgano.


Diferencias de fertilidad 

De los tres hermanos que tuvo Shukria, sólo sobrevivió el tercero, al parecer, víctima de planeados envenenamientos. De estos posibles envenenamientos se acusó a la primera esposa de su padre. El motivo de tan atroz acto  se atribuyó a la imposibilidad de la mujer de poder concebir.

– “Fue una vil venganza–afirmó siempre la mamá de Shukria–, por  lo cual tenía que pagar.” Lo anterior originó un sangriento enfrentamiento entre las dos esposas, del cual salió muy mal librada la sospechosa de los infanticidios.


La misión

En Afganistán, la llegada de un varón se celebra con júbilo y alborozo, al tener éste más posibilidades y oportunidades de avanzar social y económicamente en la vida. Es por lo anterior que un varón representa un garantizado ingreso monetario a la economía familiar afgana.


Al tener la familia ahora  un solo varón, el maltratado hermano de Shukria llamado Ahmad- el que sobrevivió al envenenamiento-, se consideraba la joya del clan que ameritaba y justificaba toda la atención y protección que se le pudiera ofrecer.

– “El próximo niño que nazca tendrá la misión de proteger al pequeño Ahmad ”– sentenció el padre del infante.


Meses después, nacería una bebé (aunque todos hubiesen deseado un varón) a quien, inicialmente-  llamaron Shukria, destinada a ser la bacha posh de la familia, la niña guardaespaldas de su malhadado hermano mayor.


Sombra fraterna

En su rol de protector y guardián, Shukria (ahora Shukur) se convertiría en la sombra de su hermano, lo que -como “varón”-  la hacía merecedora de algunos  privilegios como el de tener su propio cuarto, mientras el resto del clan -compuesto por ocho miembros-dormía en una sola habitación.Eran los varones los que comían primero, hablaban primero y no tenían porqué preocuparse de las tareas del hogar como lavar platos, fregar pisos o cocinar.


Para Shukur y Ahmad, los dos príncipes de la casa, el quehacer diario representaba una comunión de actividades que compartían casi que al unísono: lo que primero comía Shukur, luego lo comía Ahmad y lo que primero bebía Shukur, luego lo bebía Ahmad. Dormían, rezaban, estudiaban y jugaban juntos. Si alguien amenazaba a Ahmad, Shukur entraba en acción interponiendo su cuerpo como un escudo y mostrando su filosa navaja. Shukur era la sombra fraternal de su hermano, una tarea que ella hacía con gusto y devoción y de la cual se sentía muy orgullosa.


De la calle

Como hombres tenían libertad y pertenecían a la calle donde pasaban la mayor parte del tiempo con su pandilla, compuesta por ocho miembros, deambulando los barrios de Kabul, en chaquetas de cuero -al estilo Fonzie- y jeans apretados,  comprando peleas para demostrar fuerza y alcanzar honores. El mundo estaba servido para ellos tomárselo.


Visita talibán 

Con la llegada del ultra conservador régimen talibán a Afganistán, a las mujeres se les impuso un estricto código de vestir. Entre muchas advertencias, quedaba rotundamente prohibido que las mujeres se vistieran como hombres. Las niñas bacha posh, por lo tanto, se encontraban en la mira de los intransigentes defensores del nuevo sistema, quienes estaban dispuesto a erradicarlas de un tajo.
VISITA
Boom Boom: alguien toca la puerta


A los temidos guardianes Muyahidines les llegó un rumor de la existencia de una niña bacha posh en la vecindad de Darulaman y hoy tocaban a la puerta de la casa de Shukur para investigar.


Silencio y terror invadieron la casa ante la presencia de los desaliñados visitantes quienes entraron armados hasta los dientes. Solo un miembro de la familia tuvo la osadía de dar un paso adelante y en forma desafiante exclamar:

– “  Seguramente es a mi  a quien ustedes están buscando”–

Sin pestañear un solo segundo, los dos jefes del piquete observaron minuciosamente a Shukur de pies a cabeza y luego intercambiaron miradas entre sí.


La puesta en escena –en la parte actoral y de vestuario- por parte del joven  fue tan natural y convincente, que los talibanes le creyeron.

– “ Tu luces como un muchacho– le replicó firmemente el jefe del grupo– y eres completamente un muchacho y por lo tanto te llamaremos muchacho ”.


Volver al género

Shukur había pasado con honores y valentía  el examen talibán, pero nada garantizaba que tuviera la misma suerte en una segunda ocasión. Sus familiares temían por su vida y ya con Ahmad crecido y maduro para defenderse por sí solo, pensaban que su misión como guardaespaldas había llegado a su fin.Shukur podía perfectamente exclamar: ¡misión cumplida! Era la hora de volver al género, era la hora de nuevamente ser mujer.


Para Shukria, ser mujer después de 18 años en el rol de hombre, no iba a ser nada fácil. De hecho se resistía a  siquiera considerar semejante posibilidad. El rebelde y altanero Shukur  prevalecía en su personalidad y afloró con violencia cuando un primo le anunció que a ella ya la habían  comprometido con un señor de la vecindad (los matrimonios en Afganistán se hacen por arreglo).

Shukria le respondió con una fuerte trompada a la cara, que le dejo la nariz ensangrentada. El primo lo pensó dos veces antes de contraatacar.

Desaprender y aprender

Finalmente la altanería y resistencia de la rebelde Shukria sucumbieron ante tanta presión familiar. Era escoger entre el honor de la familia al presentarse formalmente ante la sociedad como mujer casadera o la ignominia de quedar atrapada y socialmente aislada en un extraño limbo de género, que la ponía en una situación de alto riesgo.

Para esta nueva etapa de su vida, había muchos hábitos y conductas que Shukria tenía que desaprender  y aprender. Una de las más difíciles lecciones -de aprender- fue el ponerse  por primera vez en su vida un vestido de mujer. Por eso odió, como nadie, el día en que una tía le compró una burka, una  falda que casi tocaba el suelo y un par de pequeños zapatos puntiagudos difíciles de calzar y llevar.


– “Ya te acostumbrarás – le decía en forma entusiasta la tía–”, pero Shukria sabía que en el fondo le estaba mintiendo.

– “Es muy fácil para ti decirlo – le respondió con firmeza–, que siempre fuiste mujer ”.

Algunos años después

Shukria finalmente se casó a la edad de veite años. La Shukria de hoy es una mujer de 35 años, que tiene tres hijos y trabaja como enfermera anestesióloga en uno de los hospitales de mayor congestión en Kabul, donde ha estado por 10 años. Su tránsito de vuelta a la extraña vestimenta de mujer y madre, es una experiencia que recuerda con sentimientos encontrados.
La nueva Shukria vive con los familiares de su esposo, bajo la tutela de todos ellos, sin ninguna de las libertades que en un buen tiempo de su vida disfrutó y derrochó.


El poco espacio de libertad que Shukria disfruta se lo da la rutina de ir al trabajo día a día. Hoy es uno de esos días- camino al trabajo- en los cuales entra a una bazar y, a hurtadillas, disfruta oler la fragancia de un after shave, que personalmente  se aplica en varias partes de su cuerpo.
De un estante toma el tamaño mediano de una fragancia  llamada “Royal After Shave ”, hecha en el Reino de Arabia Saudita y se la entrega a la vendedora.


– “Es para mi esposo ” – le comenta en forma espontánea.

Los efímeros placeres que da oler un after shave le evocan a Shukria la añoranza del libre albedrío masculino de una indocumentada social, que hoy vive en un mundo de  grandes restricciones, donde no encaja.


Del bazar, Shukria sale rauda y contenta justo en el momento que- a la distancia- una poderosa bomba sacude el corazón de una ya convulsionada Kabul. Los tremores del impacto aún los siente en sus pies, pero sigue caminando. El deber la llama. Casi de inmediato, el desesperante ulular de sirenas de ambulancias se deja oír.


Hoy va a ser un largo día de trabajo”, comenta para sí la enfermera del piso 5 del hospital de Kabul y acelera su paso. En las siguientes horas, los encontrados pensamientos de su pasado y su presente serán desplazados por las terribles escenas de una guerra absurda y ajena.


Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)
Referencia
Nordberg, J. 2014. The Underground Girls of Kabul. Virago Press