miércoles, 19 de noviembre de 2014

La perla de los dos destellos

Historias de perlas
En tierras de los Emiratos Árabes Unidos, se le llama Dana a la perla más preciada y deseada. Se habla que una Dana se pescaba sólo de generación en generación, por lo tanto era la perla más esquiva que existía.


Para un pescador, conseguir una Dana -en los inicios del naciente país petrolero- significaba las ganancias en dinero de todo  un año de arduo y peligroso trabajo.

La Dana  ha tenido, también por mucho tiempo, un valor sentimental y cultural para la realeza del Medio Oriente y en Europa, donde finalmente se comercializaba con creces, terminaba luciendo los tersos cuellos de las grandes damas de  monarquía en el viejo continente.

Pesca milagrosa

Cuenta una leyenda urbana que, en cierta ocasión en el emirato de Sharjah, un joven e inexperto pescador llamado Abdulrahman Miftah Masoud, en una intempestiva y solitaria incursión en las aguas del mar arábigo, tuvo la suerte de pescar una Dana.

Su inexperiencia en las lides de la caza de perlas, iba bien de la mano con su crasa ignorancia acerca de la importancia de las legendarias gemas.

El joven Abdulrahman, desconociendo totalmente el valor de una Dana, fue de inmediato al souq (plaza de mercado) más cercano a venderla, como quien vende cualquier baratija. Claro, en el souq, se la arrebataron de la mano a la primera exigencia económica que el bisoño pescador  hizo por la nobilísima joya. Corrían los años treinta y como todo en un pueblo pequeño se sabe, el rumor, como una envolvente tormenta de arena, se esparció por toda la comarca:

EN EL SOUQ DE AL ARSAH ALGUIEN ESCONDE UNA DANA

Por ley, cuando se pescaba una Dana, esta hacía  parte del patrimonio cultural  de la región y el pescador que la encontraba, tenía derecho a un jugoso porcentaje y al honor de recibir La Orden de la Pesca Milagrosa.

Nadie apareció para hacerse acreedor a la honorable distinción, lo que dio lugar a una búsqueda minuciosa e histórica de la valorada gema. Alguien quería obtener mayores dividendos en época de grandes carencias.

Entre riquezas y bagatelas  

cachivachesLa pretendida Dana se podía encontrar entonces entre la inmensa  maraña de  algunas pocas riquezas y un gran número de bagatelas que albergaba el inmenso souq de Al Arsah en Sharjah. En una mañana de un caluroso día del mes de junio, el gran souq fue despertado y sacudido por un histórico allanamiento que duró cinco incansables días.

A la gran Dana la buscaron palmo a palmo, cachivache tras cachivache, día y noche durante interminables horas, para las cuales se necesitaron varios turnos de buscadores. Muy a pesar del extenuante esfuerzo, la perla no apareció en la gran plaza de mercado.

Trágicas carreras
beach
Mar de penas ahogadas
Al joven pescador no se le vio más por el pueblo. Se cuenta después, que, ante su  tragedia de deshonra e ignorancia, el desdichado hombre corrió hacia la playa y nadó delirantemente hasta el punto en el mar en donde había encontrado la Dana, quizás con el quimérico deseo de hallar una nueva y, de alguna forma, reparar la grave falta.

Literalmente, se ahogó con ese deseo y su cuerpo nunca fue encontrado.



desert
La inmensidad de un escondite
Cuentan que el joven le había vendido la Dana a un curtido beduino llamado Abdulla Ali Sulaiman, quien, en su inquebrantable deseo por conservar la joya, emprendió  una frenética carrera de horas y días en el inmenso desierto emiratí y sólo se detuvo cuando sus piernas desfallecieron de físico cansancio; fue en este preciso punto donde se presume que el viejo beduino había enterrado la joya.


La larga carrera de Abdulla Ali Sulaiman terminó trágicamente en las goteras del emirato de Sharjah, donde su cuerpo fue encontrado, boca abajo, en las ardientes arenas del desierto. Su muerte se produjo por agotamiento, después de andar errante muchísimo más tiempo de lo que hasta un beduino mismo pudiese resistir. El cuerpo sin vida fue hallado un medio día del mes de agosto, sin la requerida Dana.

El gran cálculo 

Fallecidos los dos protagonistas de la gran perla perdida, la búsqueda continuaba y la clave para hallarla estaba en determinar el punto exacto, en el inmenso desierto, donde Abdulla Ali Sulaiman pudo haber enterrado o escondido la gema.


Semejante cálculo tenía muchas preguntas y muy pocas respuestas. No se sabía, por ejemplo, qué dirección había tomado Abdulla; muy posiblemente hacia el sur, que era la zona más conocida y transitada. Por otro lado, pudo haber tomado el norte, precisamente buscando un lugar desolado y apropiado para su propósito. Tampoco se sabía cuántos días pudo haber caminado, antes de llegar al punto del escondite.


En el desierto de Sharjah las preguntas de este tipo llovían y todo era conjeturas y especulaciones, pero alguien tenía que calcular el lugar y resolver esta especie  de acertijo matemático.


Reunión de sabios

La titánica tarea de hacer el cálculo y revelar el misterio se la encomendaron al gran sabio de la época, el matemático Iraquí, Ahman Tahir Salem  acompañado por un grupo inter-disciplinario de eruditos, liderado por el científico Jordano, Diyaa Khaled Nasser quien, con su magna obra de La Taxonomía del Tejido Psico-social Beduino, constituía un gran aporte para entender la naturaleza e idiosincrasia de los habitantes del desierto. Se esperaba que la rigurosidad y el calibre científico de su trabajo  investigativo dieran gran luz a la difícil búsqueda.


Los respetados estudiosos permanecieron reunidos por espacio de cinco días. Una luminosa  mañana del mes septiembre, los notables informaron al público el sitio  aproximado donde, ellos calculaban, Abdulla Ali Sulaiman  había dejado de correr y escondido la Dana.


“– Nuestros cálculos nos indican– anunciaba con gran solemnidad el gran sabio Ahman–, un punto hacia el sur, a unos 200 kilómetros de aquí, al pie de la Duna de Al Amal”.


Entusiastas caravanas partieron de inmediato al sitio indicado por los peritos y numerosas y minuciosas excavaciones iniciaron una nueva búsqueda.


El segundo intento por hallar a la Dana, removiendo arena desértica, tomó las noches y los días  de 40 jornadas, después de las cuales, los fervientes buscadores desistieron de puro agotamiento y desesperanza: tristemente, el cálculo de los afamados científicos había sido desacertado y la perla seguía siendo esquiva a la vista de los desconsolados pobladores del emirato de Sharjah.


Después de este, nunca hubo un intento más por encontrar a la Dana y, en ese día 40 de búsqueda, la elusiva gema se declaró perdida y sepultada para siempre.

De la perla al petroleo
oil
Bonanza inminente
Años después, el negocio de las perlas entró en crisis y desapareció cuando los japoneses comenzaron a cultivarlas. Tiempo después, los pobladores de los Emiratos Árabes Unidos  descubrirían  que el subsuelo del ardiente desierto que pisaban, estaba cargado de petróleo.

Eran los albores de una inminente bonanza y de un histórico cambio en la vida de unos habitantes del desierto que vivían en casas de bahareque y cargaban los pesados harapos que la pobreza les proveía.

T Sharjah
Sharjah hoy

Recuerdo y Romería 

La Duna de Al Amal, muy a pesar de todo, se identificaría siempre como el lugar donde podía estar la Dana. Por lo tanto, la emblemática y aislada colina, terminó  convirtiéndose en un lugar de especial significado, de recuerdo y romería, donde todavía se añoraba encontrar y ver la perla perdida del souq de Al Arsah.


La gran Dana, finaliza la leyenda, tuvo únicamente dos destellos, que fueron vistos sólo por dos hombres, a quienes siempre se les consideró no merecedores  de semejante vivencia.


Fueron los destellos, de los cuales fue privada toda una generación, la generación, que por mucho tiempo lloró lágrimas de nácar.



Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)
Sharjah (EAU), noviembre de 2014
Los invito a leer el resto de mis blogs en este enlace:
http://blogs.eltiempo.com/un-colombiano-en-emiratos-arabes-unidos/


Fotos
www.medubai.com: Bonanza inminente
www.theultimatetravelcompany.co.uk: Playa
wallpapers-xs.blogspot.com: Desierto
Perlas y bagatelas: Periódico El Nacional de Abu Dhabi


lunes, 10 de noviembre de 2014

De Souq por Emiratos

Souq es sinónimo de compras y esta palabra en el idioma árabe significa lugar de mercado. En los Emiratos Árabes Unidos, los souqs de Saqr, Al Arsah y Al Masqoof, en Sharjah, se pueden considerar como legendarios y dignos representantes de un centro de ebullición comercial árabe-emiratí, que goza por igual de gran acogida entre lugareños y extranjeros.

La gama de artículos que se pueden conseguir en un souq da para todo. Puede uno  encontrarse -entre otros objetos- billetes con las fotos de tiranos de la región, placas de carros con uno o dos dígitos, diseñadas exclusivamente para la familia real emiratí, viejos manuscritos, juegos de té con las imágenes de monarcas como la reina Alia de Jordania y el rey Farouq de Egipto, y, claro, no podían faltar, las universales lámparas de Aladino.

El objeto más antiguo

Ante la historia que cargan tantos objetos juntos en un souq, los compradores se interesan por saber el origen y la antigüedad de los artículos que adquieren.

“– Siempre nos hacen la pregunta–comenta el señor Mohammed Khalifa Al Saidi, dueño de uno de los negocios –, de cuál es el objeto más antiguo del souq.

“–Aquí lo tienen– responde el señor Al Saidi señalando a su veterano amigo Ismael Mubarak–, este es un auténtico fósil emiratí ”.
Los dos se unen en una estruendosa carcajada que retumba en todo el bazar y hace voltear las miradas hacia el puesto del jacarandoso  Mister Al Saidi. En realidad, el buen humor árabe es el objeto más antiguo del souq, el cual ha existido desde siempre.

De Verduras a Versace 

A la par con el souq tradicional, el de comestibles y cachivaches, se ha creado una versión moderna materializada en El Mercado Central, interesante punto de gran actividad turística, recientemente inaugurado en la ciudad de Abu Dhabi, capital federal del emergente país petrolero.

El variado movimiento comercial del souq emiratí ha pasado de verduras frescas ofrecidas -tiempo atrás- en inmensos e improvisados tablones, a  finos zapatos de Versace mostrados en lujosas y deslumbrantes vitrinas.

Los invito a un corto paseo visual que nos muestra, a través del tiempo, la evolución de ese centro de efervescencia comercial y social llamado  el souq.

El Souq de antaño
Inicios del souq de Abu Dhabi: día de compras.
Inicios del souq de Abu Dhabi: Día de compras.
En Abu Dhabi también hubo una calle de las vacas, como en la vieja Barranquilla.
En la arenosa Abu Dhabi también hubo una calle de las vacas, como en la vieja Barranquilla.
El comienzo fue con chazas a la lata.
El comienzo fue con chazas a la lata.

El Souq de hoy

 El Mercado Central en Abu Dhabi.
Entrada: El Mercado Central en Abu Dhabi.
3 souk
Día de compras hoy
SOUK 6
Jardín interior: matizando la atmosfera de compras.
SOUK 5
Variedad de tiendas para escoger


El Souq del pescado: de la clase a la mesa
&MaxW=640&imageVersion=default&AR-141029368
Clase de pescados
En una atracción turística se han convertido las clases magistrales de cocina que chefs, impecablemente vestidos, dan en pleno mercado del pescado en la ciudad de Abu Dhabi. La experiencia arranca en el hotel Le Royal Méridien y cocineros y comensales se embarcan en un recorrido gastronómico que dura cuatro horas incluyendo el souq de frutas y verduras. Los anteriores puntos de parada están localizados en Mina, una área comercial y turística de la capital emiratí.

La compra 

Una reciente experiencia gastronómicas arrancó con la compra de los comestibles. Los participantes, en un número de diez,  llegaron al mercado en la mañana de un sábado en donde, primero, les dieron una clase para diferenciar el tipo de pescados locales y distinguir un pescado fresco. Un pareja compró  un róbalo y una mojarra por 50 dirhams (unos 28 mil pesos colombianos). Luego salieron para el mercado de frutas y verduras. Aquí los chefs les enseñaron  cómo escoger los productos que necesitaban y les dieron a conocer algunas hierbas y vegetales que los curiosos aprendices desconocían completamente.

Manos a la sartén

El  animado grupo regresó a las 12:30 a.m. y se reunió  alrededor de una cocina abierta en el restaurante del hotel. Aquí los chefs, sobre un gran mesón, pusieron todos los productos que habían comprado y en las siguientes dos horas los entusiastas turistas aprendieron, entre muchas otras cosas, cómo limpiar y cortar el pescado, nuevas formas de usar las frutas y vegetales, así como a cortar higos chumbos.

A medida que los chefs continuaban con su tarea, los estudiantes recibían novedosos consejos de cocina y al final los exquisitos platos preparados por los experimentados maestros, consistieron en verdaderas repentizaciones culinarias -que se ingeniaron en ese momento-, contrario a lo que todos esperaban, o sea, el tradicional pescado a la plancha acompañado con una ensalada y demás. Todos los participantes terminaron espontáneamente compartiendo los diferentes platos de exóticas combinaciones, nuevas para sus paladares. Fue esta una deliciosa experiencia socio-gastronómica.

La cuenta

Ésto es lo más sorprendente de todo: la experiencia no tiene costo alguno. Usted sólo cubre los gastos de los productos que compra en el Mercado y si quiere darle algo a los chefs, es voluntario. Después de esta esmerada atención culinaria, la gente acostumbra a dejar una sustanciosa propina.


Reflejo Socio-económico

Visitar un souq en el mundo árabe es toda un vivencia cultural que nadie se pude perder. La historia social y comercial de un país como Los Emiratos Árabes Unidos  se ve bien reflejada en la atmósfera de sus souqs, que nos muestran  lo que fueron ayer con modestos inicios de un comercio veredal y lo que son hoy con pujantes movimientos de grandes y ambiciosos negocios, que atraen la atención de inversionistas de la región y del resto del mundo.

Hoy nos dimos un paseo por el souq : el de cachivaches y recuerdos, el sofisticado y elegante y el pedagógico, de ricas experiencias. El souq da para todos los gustos y paladares, y sintetiza, de alguna manera, vivencias significativas del quehacer social y comercial en el mundo árabe-emiratí.

Marcelino Torrecilla N
Abu Dhabi octubre de 2014
Los invito a ver el resto de mis blogs en este enlace
http://blogs.eltiempo.com/un-colombiano-en-emiratos-arabes-unidos/


                                                             Referencias

Ghazal, R. (2013, June 9). Memories and history for sale at Sharjah antiques market. Retrieved from http://www.thenational.ae/news/uae-news/heritage/memories-and-history-for-sale-at-sharjah-antiques-market#ixzz2W06tfUob


Johnson, S. O. (2014, October 25). Market Kitchen in Abu Dhabi is conducting an unusual cookery class. The National. Retrieved from http://www.thenational.ae/arts-lifestyle/chefs/market-kitchen-in-abu-dhabi-is-conducting-an-unusual-cookery-class

Fotos: Periódico El Nacional de Abu Dhabi