martes, 15 de octubre de 2013

¡Cuidado con los Gorilas Colombianos!

Las historia que hoy les comparto tiene como protagonistas  a un emiratí y a una colombiana. El emiratí se  llama Ali Al Saloom y es un enamorado de la cultura árabe, a la cual le dedica  todo su tiempo como conferencista. A la dama  colombiana Ali la llama en su relato la señora J.


Cuenta Ali que ..... " en una ocasión recibí un correo de una dama de Latino América (la Señora J) invitándome  a visitar su país, para lo cual acordamos una cita en mi oficina en Abu Dhabi ".
  
La Cita
(Presento una traducción de  la conversación -originalmente en inglés- entre la Señora J y Ali y la forma como este último la estaba entendiendo)

Ali: ¿Cuál sería el propósito de ir a Colombia?

Sra J: Bueno... queremos tener una embajada aquí en Abu Dabi y mi idea es dar a conocer a ambos países (Colombia y los Emiratos Árabes Unidos) y usted sería un gran embajador al compartir con sus coterráneos su experiencia de lo que es Colombia. ¿Qué sabe usted de mi país?

Ali: Se que les gusta la música y que son muy parecidos a los árabes en que hablan con pasión y gesticulan bastante y que para ustedes la vida  en familia es de mucha importancia.

Sra J: Ok ¿ y qué más?

Ali: Umm......... ¿Es Colombia segura?

Sra J: Oh Ali, claro. Es segura (?) y es un bello país.

Ali: Ummm .... que  bien.

Sra J: Bueno.... en nuestro país tenemos a los gorilas  que causan un montón de problemas.

Ali: ¿Ustedes tienen que?

Sra J: Usted sabe lo que son los gorilas, ¿cierto?

Ali: Si ¡por supuesto!

Sra J: Sí, les dan muchos problemas a las autoridades y secuestran gente.

Ali: ¿Secuestran que? ¿Los gorilas? ¿Secuestran gente?

Sra J: Sí, Ali. Secuestran gente

Ali:  ¡Esta es una historia increíble! Tengo a un amigo trabajando allá.Podríamos ir  y hacer un documental.

Sra J: ...pero no tiene porque preocuparse. Todos estos gorilas viven en las montañas y no iremos allá. Créame no hay  de que preocuparse. Además, el gobierno está en diálogos con ellos y están negociando.

 Ali: ¿y pueden hasta negociar?

Sra J: ¡Si claro!

Sigue contando Ali que.... " después que la Señora J dejó mi oficina, quería entender lo que sucedía y llamé a mi amigo Reg Athwal.

"Le pregunte ¿Has oído alguna vez hablar acerca de unos gorilas que secuestran gente en Colombia?"

" Reg me respondió: Ali ¿Estas bien?" "¿De qué me hablas? "
"Le dije: Reg, aparentemente hay gorilas en Colombia que secuestran gente"

Es relevante anotar en este punto que las palabras gorila y guerrillero se pronuncian exactamente igual en el idioma inglés; o sea que son palabras homófonas con diferente significado.

El diálogo con su amigo Reg Athwal le ayudó finalmente a entender a lo que realmente se estaba refiriendo la dama colombiana.

Esta experiencia le enseñó  a Ali una lección cultural y lingüística y el nuevo significado (no el de primate) ya hace parte de su información previa sobre nuestro país.


La historia tuvo gran interés en los Emiratos Árabes Unidos y fue publicada en el periódico local The National (Ver el enlace al final).

La anécdota de los gorilas colombianos hace parte de una de las rutinas obligadas  de Ali al iniciar  sus charlas en el Medio Oriente.

Campos Minados
Definitivamente  el terreno de la interpretación y la traducción de idiomas puede ser un campo minado tanto para quienes ejercen esta profesión como para los que hablan idiomas extranjeros.

Para la muestra, comparto con ustedes las siguientes situaciones  bastante embarazosas  contadas por Leslie McLoughlin en su libro titulado: "Confesiones de un intérprete de árabe".
 
En cierta ocasión, un ministro extranjero se refirió  al consejo de seguridad de Nueva York, como "...este tremendo órgano" (This awesome organ). Se imaginan ustedes la confusión entre los intérpretes que tenían que traducir esta frase del inglés a los cinco idiomas oficiales del consejo.

Y que tal la del intérprete japonés, quien en todas sus referencias al  príncipe heredero  de un país del Golfo Arábigo, lo llamaba el  PRINCIPE PAYASO, The Clown Prince, por The Crown Prince.

Todo por la dificultad de los japoneses para pronunciar la r , al no existir el sonido puro de esta consonante en su idioma.

Errores de este tipo son socialmente costosos y hasta posibles iniciadores de conflictos entre países. Junto con la anecdota de Ali, nos recuerdan la complejidad que representa aprender tanto un idioma extranjero como de su cultura.

                                                   Referencias
McLoughlin, L (2010). Confessions of an Arabic Interpreter. Dubai. Motivate Publishing


La historia de Ali y los "gorilas" colombianos en el periodico The National

http://old.thenational.ae/featured-content/channel-page/arts-culture/middle-columnist/the-ali-story-elephant-in-room-a-gorilla