lunes, 14 de octubre de 2013

El lenguaje corporal árabe

Un poco de...
Para los árabes el gesto de mostrar los dedos unidos apuntando hacia arriba significa espere..... tenga un poco de paciencia. Dicho gesto se origina en la cantidad de sal o azúcar que se puede tomar con la punta de los dedos, la cual es poca.

Curiosamente para los colombianos el mismo gesto se usa para describir una gran cantidad, especialmente cuando nos referimos a  personas. Lo anterior crea el escenario perfecto para la confusión y la errónea interpretación  del lenguaje corporal. 

De narices

El  toque de narices es un saludo cotidiano entre hombres en los Emiratos Árabes Unidos. 

Su origen se remonta  a la época de los antiguos beduinos, quienes al encuentro  con un conocido y con sus manos ocupadas (una sosteniendo las riendas del camello y la otra manteniendo la daga en su lugar en el cinto) recurrían a sus narices como  forma disponible de contacto físico para saludar al amigo siempre bienvenido. 

Dicho saludo se usa hoy entre personas cercanas y es una forma de aprecio que celebra la ocasión de ver a alguien estimado. Es un gesto muy afectivo y emotivo que por escasos centímetros no se convierte en un beso. 

El saludo de nariz lo experimenté personalmente en forma totalmente inesperada y no solicitada, cuando solo tenía un mes de haber llegado a este cálido país.

Esto sucedió cierta vez  que un estudiante, al inicio de una clase, se  abalanzó sobre mi nariz y me dio el saludo, para él habitual.  

Por primera vez sentí lo que es estar petrificado- la falta de costumbre-. Y como al que no quiere caldo se le dan dos tazas, el condenado estudiante decidió, al término de la clase, abalanzarse de nuevo sobre mi nariz y ¡despedirse de toque por segunda vez! 

Como colombiano, quien no encuentra fácil sustraerse de ese machismo asimilado, se siente  que la masculinidad se va un poco de narices.

De esto hace ya casi tres años y ahora deja de ser un evento inusual.